Cargadero de hierro de Malla Harria (1909-1927)

El conjunto se halla entre los municipios de Zarautz y Orio, en Guipúzcoa, en el monte Mollarri (situado a 17 Km. al oeste de SanSebastián). Es una de las más importantes muestras de patrimonio industrial de la costa de Guipúzcoa. Se trata de una mina de hierro en Asteasu, unos almacenes, y un cable aéreo que finalizaba en un cargadero metálico sobre el mar, haciendo posible el transporte del hierro hasta los barcos.

situación

 

Las minas estaban situadas en Asteasu, en el alto de Andazarrate. Desde allí salía el tranvía aéreo cargado de hierro. Este sistema requería poco personal y hacía sencillo el transporte del mineral. Fue diseñado por el ingeniero belga Guillermo Vahl y construido en 1909 por la firma bilbaína ‘Mariano Corral e Hijos’. En el trazado del cableado se diferenciaban dos secciones: la primera de ellas estaba sustentada por 112 torretas cubriendo una distancia de 10,7 kilómetros entre Andazarrate y Amesti, con tres estaciones intermedias entre los dos puntos.

Cargadero antes de su rehabilitación.

Cargadero antes de su rehabilitación.

El almacén es la parte más visible del conjunto y la mejor conservada. Se halla en el alto de Talaimendi. Desde allí salía la segunda parte del tranvía cubría 300 metros de gran desnivel entre Amesti y el cargadero de Malla-Harria. En las instalaciones, de cierta pendiente, bastaba la acción de la gravedad para el movimiento, así, la línea del tranvía aéreo era automotora.

La parte más impresionante era el voladizo de carga en el lado este del islote de Malla-Harria formado por una inmensa estructura metálica. Su ubicación respondía a priori a diversos factores: estaba resguardado, las aguas eran profundas, y en caso de temporal, la ensenada del puerto de Getaria se encontraba a poca distancia.

Cantiliever de carga durante la primera guerra mundial.

Cantiliever de carga durante la primera guerra mundial.

Restos del cantiliever.

Restos del cantiliever.

 

 

 

 

 

 

 

La construcción de esta infraestructura en 1906 fue todo un alarde técnico. La época de esplendor del cargadero fue durante la primera guerra mundial entre 1914 y 1918, abasteciendo la demanda de hierro europea. Al finalizar la guerra, con la cada vez mayor competencia industrial, la baja calidad del hierro extraído, y los problemas surgidos por culpa de la ubicación de las instalaciones (en mar abierto y sujeto a las adversidades climatológicas), su actividad se fue ralentizando hasta el cese definitivo en 1927. Los elementos metálicos fueron desmontados en episodios muy separados temporalmente, llegando hasta los primeros años de la década de 1950, aunque no se conoce la fecha exacta del último derribo.

También es un misterio cual fue el paradero de los restos. Incluso hay buceadores que aseguran haber visto gran cantidad de hierro en las profundidades de Mollarri y una gran estructura de metal que podría corresponderse con el antiguo cargadero metálico. Su futuro era incierto, cubiertos de vegetación y en pésimas condiciones, el almacén y el cargadero habían quedado olvidados, y eran una ruina muy frecuentada por los habitantes de la zona. Pero en 2009 se comenzó la rehabilitación. Se consolidó la ruina, y se creó un centro de interpretación para visitantes con un nuevo paseo hasta Zarautz.

Estado del cargadero después de la rehabilitación.

Estado del cargadero después de la rehabilitación.

 

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en Los desconocidos, Patrimonio industrial y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s